viernes, 10 de abril de 2015

Colombia ¿la más educada?


En mi país Colombia, mucho se ha hablado de Antioquia la más educada y siguiendo el ejemplo del gobernador de mi departamento Doctor Sergio Fajardo, ahora al presidente de Colombia, Doctor Juan Manuel Santos quiere que en el año 2025 Colombia sea la más educada. Sin embargo tal y como lo afirmara el escritor y político español Severo Catalina (1832-1871) “La gente confunde educación con capacitación”.

Nadie puede negar los adelantos científicos que ha logrado el ser humano a través de toda su historia, la mayoría de ellos producto de concienzudas investigaciones. Infortunadamente tampoco nadie puede negar que casi el 100% de los delitos que comete el ser humano ya sea en contra de sus congéneres o del planeta tierra, que prácticamente es lo mismo, son realizados por personas que mínimo saben leer y escribir y un gran porcentaje se han graduado con honores en las más prestigiosas universidades del planeta. La pregunta entonces es ¿Estamos bien educados?

Teniendo en cuenta que en el hogar se educa en principios, valores y costumbres y en la academia se refuerzan y se estudian todos los demás conocimientos, podemos afirmar que ni Antioquia, ni Colombia son o serán por mucho tiempo las más educadas sino, tal vez, las más capacitadas. Prueba de ello son los millones de compatriotas que diariamente salen a trabajar y cumplen con sus deberes, sin contar los cientos de científicos que dedican su tiempo a mejorar la calidad de vida de los seres humanos. Infortunadamente también nuestro país a producido seres humanos que le han hecho mucho daño no solo a nuestro pueblo, sino al mundo entero. Miles de personas están privadas de su libertad en nuestras cárceles y en las de muchos países, el 99% de ellas mínimo saben leer y escribir. Eso sin contar las que están fuera de las cárceles, ya que la mayoría de los delincuentes están fuera de ellas, mimetizados en la sociedad, muchos de ellos ocupando altos cargos administrativos y en el gobierno. ¿No me cree? ¿Piensa que estoy exagerando? Vea o escuche cualquiera de los noticieros de televisión o de radio o lea cualquiera de los periódicos donde abundan las noticias de corrupción, destrucción y muerte. ¿Ocasionadas por quién? ¡Exacto! ¿Qué come que adivina? Por personas capacitadas que de principios y valores no saben nada.


Actualmente en nuestro país se está buscando la paz con uno de los grupos guerrilleros más antiguos del planeta, el cual ha azotado el país por más de cincuenta años. A los cuales no quiero juzgar ni criticar porque simplemente son el producto de una una sociedad mal educada. Dios permita que ese proceso de paz llegue a buen término, aunque le tengo una mala noticia amable lector. Así se firme la paz con ese grupo guerrillero mi hermoso país Colombia no vera la paz por muchos años. Deberán pasar varias generaciones antes que Colombia disfrute de la calidad de vida que tienen otros países que pasaron por situaciones mucho más complicadas como fue la destrucción casi total durante la segunda guerra mundial y que hoy son modelos a seguir. 

¿Qué hacer entonces? La respuesta en tan obvia que tal vez por serlo no se considera importante. Necesariamente hay que cambiar el modelo de capacitación el cual tiene más de doscientos años. Un modelo que nace a finales del siglo dieciocho y principios del siglo diecinueve en Prusia el cual se basaba en una fuerte división de clases y castas, fomentaba la disciplina, la obediencia y el régimen autoritario buscando un pueblo dócil, obediente y que se pudiera preparar para las guerras que habían en esa época. Modelo perfeccionado por la emperatriz Rusa Catalina la Grande (1729-1796) y por el escritor, filosofo y enciclopedista francés Denis Diderot (1713-1784) los cuales armaron este paquete formador no de ciudadanos sino de obedientes súbditos. Desde entonces el mundo ha evolucionado ¿o involucionado? No lo sé, solo sé que desde siempre nos hemos estado matando entre hermanos y eso es una prueba inequívoca de que algo no está funcionando.

En mis libros he manifestado que “no hay que inventar lo que ya está inventado y funciona, sino que hay que copiarlo, igualarlo y mejorarlo” o como decía el estadista norteamericano Edward Deming (1900-1993) “Ir donde el mejor, aprender del mejor, igualar al mejor y superar al mejor”. ¿Qué modelos educativos copiar entonces? Es muy fácil, solo hay que mirar en su majestad google el listado de los países menos corruptos del mundo e ir donde ellos a ver qué es lo que están haciendo. 

Infortunadamente así nuestros “lideres” o “padres de la patria” se vayan para esos países a aprender de ellos y vengan a poner en práctica lo aprendido, la mala noticia es que solo comenzaremos a ver resultados en la próxima generación o sea en unos veinticinco años. Así es que, entre más nos demoremos en aprender de ellos, más nos tardaremos en ver la anhelada paz. Así es que, con el respeto que me merecen el presidente Santos y nuestro gobernador Fajardo, ni Colombia, ni Antioquia es ni será la más educada hasta que no se cambie el modelo de capacitación (educativo) que hay en nuestro país. 

El filósofo, historiador, abogado y escritor francés François Marie Arouet, más conocido como Voltaire, decía que “cuando se piensa que el dinero lo hace todo, se está dispuesto a hacer todo por dinero”. Las últimas generaciones (diría que todas) hemos crecido bajo la premisa “cuanto tienes, cuanto vales” debido a lo cual nuestros jóvenes y los no tan jóvenes han hecho, hacen y harán cualquier cosa, hasta arriesgar su propia vida para conseguir dinero. Mientras los principios y los valores brillen por su ausencia, nos continuaran matando por un teléfono celular o simplemente porque a alguien no le gusto como lo miramos. Literalmente hablando, se mata por ver caer. 

Como escribía antes, no quiero ser ave de mal agüero pero lamento informarle que ni la presente, ni la próxima generación vera nuestro amado país en completa paz. Sin embargo presidente Santos, nada de nervios, ¡Animo! Pa tras ni para coger impulso, principio tienen las cosas, así logre salvar la vida de un ser humano gracias a su proceso de paz, valió la pena su gestión. Solo espero que con el actual proceso de paz no pase lo mismo que con el proceso de paz con los paramilitares, los cuales simplemente cambiaron de razón social, ya no se llaman autodefensas unidas de Colombia (auc) sino las bacrim o bandas delincuenciales organizadas ¡Que susto! ¡Que Dios nos coja confesados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario