lunes, 29 de junio de 2015

Once Lecciones que nunca aprenderás en la universidad.

Columnista invitado: Jurgen Klaric  

11 LECCIONES DE LAS STARTUP QUE NUNCA APRENDERÍAS EN LA UNIVERSIDAD.

Mientras muchas personas insisten en adquirir más grados académicos, muchos emprendedores se benefician directamente del entrenamiento en el mundo de los negocios. Sin embargo, existen ciertas cosas que aún en los programas académicos no enseñarían (o enseñarían bien) y que son críticos para el master que llevarías. Pon atención a estas 11 habilidades que no aprenderías en una universidad y sí en una Start up.

1. Liderazgo estilo startup

Pequeños equipos son mucho más funcionales que las grandes compañías. En el caso de las Startup, tienes a una sola persona cumpliendo múltiples roles y gente que usualmente tienen que preparase por sí mismos. Los empleados en las startups necesitan estar mucho más empoderados y tener un pensamiento más visionario que las compañías tradicionales. Esto es algo que no es enseñado en la universidad.

2. El poder de las redes de contacto

Una buena parte del éxito de un negocio viene de la gente que tú conoces y el poder de tu red de contacto. Ni los colegios ni las universidades hablan sobre lo importante que es cultivar y hacer crecer tu red de contactos o ya sea las facetas del Networking (activamente o pasivamente), sin embargo todos tenemos una red de contacto y debemos inculcar a los estudiantes como deben aprender a maximizarlas.

3. Forjar carácter ante el fracaso

Tú no puedes aprender a forjar carácter dentro de un salón. Ser un emprendedor implica tener la suficiente fuerza de voluntad para crear algo de la nada. Puedes aprender teorías y las mejores prácticas en un salón de clases, pero no puedes aprender a forjar carácter y la dedicación que toma ver como tu visión se hace realidad. Gran parte del éxito está en la disposición de invertir el 100 por ciento de tu energía en el rostro de una gran incertidumbre y despertar el siguiente día listo para hacerlo de nuevo. El camino nunca es llano y usualmente tomará muchas subidas y bajadas. Forjar carácter se trata de caer y levantarse una y otra vez y eso no puedes aprender en un salón.

4. La soledad de ser el único fundador

No es el sonido de la melancolía. Pero ser el único fundador es solitario porque todos los errores caen en ti. No hay de quien quejarse y tu trabajo es crear soluciones y que tu discurso sea constantemente positivo. "Nunca hay un mal día en una startup", es lo que se suele decir. Eso crea una barrera entre el fundador y el resto del mundo que lo rodea. Es un reto interesante y encontrar el apoyo de un grupo de mentores es crucial.

5. Es una maratón, no una carrera corta



La costumbre en las escuelas es que los trabajadores ambiciosos son quienes corren hasta la meta y tratan de contestar todas las preguntas correctamente antes que todos, sin embargo esta no es el mejor enfoque en el mundo real. En el mundo real habrá lecciones que solo aprenderás mirando atrás, y habrá sequías largas de decepción. A pesar de ello, debes aprender a tranquilizarte para trabajar en ese objetivo de largo plazo, porque como sabrás tú estás allí para dar el salto grande y eso se valora más que cualquier victoria de corto plazo.

6. Cómo (y cuándo) escalar

Ninguna universidad puede enseñarte cuando es el momento correcto para expandir tu negocio, hacer nuevos contratos y tomar más responsabilidades. Generalmente todo esto viene de un presentimiento y las relaciones estratégicas que tú construyas. Ningún libro de universidad te enseñará esa habilidad.

7. Un proceso efectivo de venta

Para todo lo que has aprendido sobre marketing, en la universidad te apuesto que nunca te enseñaron sobre ventas efectivas. Nadie te enseña el proceso de un prospecto hasta un cliente potencial o para liderar la comunicación y aprender a cerrar una venta, nadie.

8. Ajetreo

Puedes aprenderlo, pero no en la escuela.

9. Diseño y creación del producto

Podrás aprender teorías del marketing y estrategias de negocio en la universidad, pero la escuela no te enseña qué vender. Necesitas entender cómo identificar el mercado y cómo crear un producto que tu mercado consuma. Esto es muy difícil de enseñar y usualmente funciona por casualidades de la vida o porque estuviste en el lugar y momento correcto.

10. Adaptabilidad

La universidad por naturaleza es bien estática, con un camino diseñado para graduarte. Sin embargo la universidad no te enseña cómo ubicarte en el mapa de los negocios y cambiar tu destino como sucede usualmente en el emprendimiento. Aprender a cómo adaptarte es esencial para tener chance de éxito como emprendedor.

11. Aprender a vivir bajo presión

En la universidad, los sentimientos y emociones que acompañan al estrés vienen y dependen de los exámenes, trabajos y una que otra actividad. Sin embargo emprender es vivir con el hecho de que no hay señal de alivio. Es por eso que uno aprende a vivir con estrés, tú lo reconoces y aprendes a sobrellevarlo día a día. Aprender a vivir con el estrés y la presión es algo que nadie puede enseñarte pero un reto que debes enfrentar y superar dentro de ti mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario