lunes, 30 de marzo de 2015

Sigo siendo ateo, gracias a Dios

En todo pensé menos en volver a escribir sobre el tema religioso, el cual, como siempre lo he manifestado, es bastante espinoso y la verdad sea dicha yo de religión se lo que me enseñaron mis padres, pues aunque soy católico, no es que sea el mejor practicante. Tampoco pensé que el libro iba a tener tan buena acogida y trascendencia. Sin embargo, debido a la gran cantidad de mensajes que me llegan de mis lectores a mi correo electrónico, en los cuales me manifiestan que "quedaron comenzados" con el libro SOY ATEO, GRACIAS A DIOS", aquí estoy de nuevo y espero que por última vez escribiendo sobre tan difícil tema. Basado en el sentido común y consiente de mi ignorancia del tema, tratare de despejar algunas dudas y preguntas que me hacen los lectores y ampliar un poco más las ideas y conceptos que se trataron en ese libro. Debo aclarar nuevamente que no soy teólogo, pastor, sacerdote, imán, clérigo, rabino, ni nada que se le parezca. Simplemente soy un mortal común y silvestre que tuvo la mala idea de escribir sobre un tema demasiado polémico y controversial; en el cual es muy difícil ponerse de acuerdo. Más aún si sale a flote el fanatismo que lo suele acompañar

No hay comentarios:

Publicar un comentario