domingo, 22 de marzo de 2015

Amaras al señor tu Dios.

Durante la historia de la humanidad han existido tantos dioses como civilizaciones ha habido en el planeta. Cada pueblo ha tenido sus propios dioses los cuales al parecer nos protegen de todas las catástrofes, calamidades y nos proporcionan todo lo que necesitamos. Miles de libros se han escrito y películas se han filmado de toda la cantidad de deidades que hemos tenido, tenemos y tendremos los seres humanos, cuál de todas más poderosas. Diosas y dioses a los cuales se les hacían y se les hace cualquier cantidad de rituales, ofrendas y sacrificios con el fin de obtener sus favores. 

Hablar entonces de teología es adentrarnos en un universo demasiado complicado y donde se suele encontrar con un aspecto muy ligado a ella como es un apasionamiento desmedido que ha ocasionado cualquier cantidad de dificultades en la historia de la humanidad. Por lo tanto entrar a escribir de un tema tan controversial sería inútil ya que es un tema de nunca acabar pues cada ser humano tendrá su propia opinión y la defenderá a costa de su propia vida. Por lo tanto amigo lector, nada de nervios, por el momento no volveré a tocar un tema tan espinoso del cual ya hable en mi libro "Soy ateo gracias a Dios". Aunque difícilmente podremos desligarnos de Él ya que así no queramos reconocer su existencia es prácticamente imposible dejar de hablar de Dios ya que todo nos habla de Él

No hay comentarios:

Publicar un comentario