sábado, 28 de marzo de 2015

La piedra angular de la sociedad


A través de la historia de la humanidad mucho se ha hablado de la importancia de los principios, valores, normas y costumbres. Al igual que la familia es la base de la sociedad, es necesario tener en cuenta esos cuatro pilares para que la importante edificación que es familia se construya sobre bases sólidas para que no sea un gigante con pies de barro. Sin embargo, cada uno de esos principios, de esos valores, de esas normas y de esas costumbres a su vez debe tener una base sólida la cual es elrespeto. En la medida que se respeten los cuatro pilares, la familia se mantendrá firme y la sociedad permanecerá indemne. Por el contrario, si se irrespeta a cualquiera de esas columnas, la sociedad caerá irremediablemente tal y como lo han hecho todas las civilizaciones que han estado viviendo en nuestra casa el planeta tierra. 

Cada una de ellas dejo en su momento la historia de las causas que ocasionaron su caída con el fin que las futuras generaciones no cometieran sus errores. Infortunadamente la frase que dice que "el que no conoce la historia está dispuesto a repetirla" no es del todo cierta, ya que conocemos la historia y continuamos cometiendo los mismos errores, por lo tanto el final será el mismo de las pasadas civilizaciones ya que como decía el científico alemán Albert Einstein (1879-1955), "es de tontos esperar resultados diferentes y continuar haciendo lo mismo". Queremos la paz pero no educamos para la paz en cambio si continuamos capacitando para la guerra ya que esta es un excelente negocio para los bancos.

La educación que se recibía en casa por parte de los padres está siendo dada por los más sofisticados sistemas de comunicación y la capacitación que se brinda en las academias está sometida a intereses económicos, políticos o religiosos o los tres al mismo tiempo, lo cual es un irrespeto hacia el ser humano, el cual es "adoctrinado" desde antes de nacer para que piense y actué de determinada forma y hay de aquel que se atreva a salirse del camino, más le valiera no haber nacido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario