lunes, 16 de marzo de 2015

¿Que hacer?


En mi hermoso país, Colombia, hay una respuesta muy popular cuando se le pregunta a alguien ¿Qué hacer? Por lo general responde: “Empanadas que es lo que más se vende”.

Es posible que muchos de los lectores no sepan que es una empanada. Por lo tanto continuemos utilizando la Internet, sin la cual aparentemente no podríamos vivir pues, aun no me explico cómo logramos sobrevivir sin ella durante tantos años, y veamos que dice con respecto a este manjar de los dioses.

La mejor respuesta la encontré en Wikipedia donde dice que “…la empanada es un alimento preparado, compuesto por una fina masa de pan y levadura. Masa quebrada o de hojaldre, rellena de cualquier alimento salado o dulce. Puede ser carne o fruta. Generalmente se hacen con trigo, pero pueden estar hechas con maíz y otros cereales, y a veces con la adición de alguna grasa, como el aceite o la manteca. Es un alimento elaborado por la mayoría de las culturas gastronómicas de los países hispánicos…”

La idea aquí no es hacer un tratado de empanadalogia ni mucho menos. Ni hablar de donde son originarias pues cada país se atribuye su autoría. Me atrevería a afirmar que son tan antiguas como la humanidad misma, solo que se conocían con otro nombre. Tampoco hablare de la cantidad de formas, tamaños, diseños, sabores, colores y nombres que se le dan en las diferentes regiones del planeta. 

Tampoco vamos a hablar de las diferentes recetas de nuestras abuelas, cual de todas más deliciosa. De igual forma no pretendo dar cátedra sobre este suculento alimento. Pues con solo entrar en cualquiera de los muchos buscadores que hay en la Internet se encontrara cualquier cantidad de información sobre el tema. En Google por ejemplo se encontraron más de doce millones de páginas que hablan sobre el tema. En Yahoo, casi cuatro millones. En Bing, un poco más de un millón seiscientas mil páginas. Lo que nos demuestra que el producto es bien importante en la gastronomía mundial. 

Son millones las familias, iglesias y demás proyectos que se han financiado en parte con la venta de empanadas, pues decir que se construyeron cien por ciento gracias a este apetitoso alimento, es bien difícil, más no imposible. Son varios los monumentos que se han hecho en honor a tan interesante exquisitez, aunque el mejor reconocimiento es que no falte en nuestra mesa. 

Lo invito pues para que, acompañado de un buen plato de empanadas, inicie la lectura de este libro y nos adentremos en el apasionante mundo de los negocios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario